• La perversión de la imagen como disfunción lúdica. Psicotronía, caspismo, nihilismo y puterío fino. Poca cosa más encontrarán en este lar. OTROS BLOGS DE CONDICIONES ADVERSAS enlace_armadas ARMADAS Y PELIGROSAS

    Escuchando

    nacho-vegas-cajas-de-musica1

    Leyendo

    almodovar

    Pegada a la retina

    quimericoinquilino1001

    ¡¡Cómix!!

    No seas finstro y haz como Don Cicuta

    Amor Bizarro

    Sólo para blogueros perturbados

    Atracción en Condiciones Adversas

    Condiciones Adversas al habla

    Asociación Amigos de Condiciones Adversas

CREDO

tambien_creo_en_tetsuo

– Creo en la modificación genética del ser humano como única solución ante su impronta decadencia.

– Creo en el maquinismo y su necesaria interferencia en la sociedad del futuro.

– Creo en el metal como sustituto de la carne.

– Creo en la alteración de conciencia como puente necesario para asolar milenios de impercepción.

– Creo en la implantación de células artificiales en el cerebro humano para su modificación inmediata.

– Creo una sociedad cibernética, donde el engranaje sustituya al músculo y la máquina a la flor.

– Creo en la elasticidad del tiempo como símbolo de eternidad.

– Creo en la energía atómica.

– Creo en el motor de dos tiempos como principal precursor de la evolución humana.

– Creo en el hombre biónico.

– Creo en Internet como universo paralelo y multidimensional.

– Creo en el multiverso y su prolongación infinita, fruto del universo físico y el digital.

– Creo en el metahombre como interferencia en sí mismo hacia la perpetuidad de la nada.

– Creo en Burroughs, Ballard, Houellebecq, Cronenberg, Lynch y Charles Burns.

(…)

PHILIP K. DICK COVERS

Siempre que entro en Cover Browser, me encuentro con deliciosas sorpresas. La última es esta alucinante compilación de portadas de libros de Philip K. Dick, con más de 700 imágenes sólo para sus ojos.

LA ÚLTIMA ESTRELLA DE ARTHUR C. CLARKE

Durante el tiempo que he permanecido en la sombra, han ocurrido hechos conmovedores y de notoria importancia de los que no he podido dar cuenta. La muerte de Arthur C. clarke, me causó una sórdida sensación de vacio, es por ello que he rebuscado en el prólogo de su novela “2001. Una odisea del espacio”, para encontrar entre sus propias palabras, lo que bien podría haber servido como un digno epitafio.

“Tras cada hombre viviente se encuentran treinta fantasmas, pues tal es la proporción numérica con que los muertos superan a los vivos. Desde el alba de los tiempos, aproximadamente cien mil millones de seres humanos han transitado por el planeta Tierra. (…) Y es en verdad un número interesante, pues por curiosa coincidencia hay aproximadamente cien mil millones de estrellas en nuestro universo local, la Vía Láctea. Así, por cada hombre que jamás ha vivido, luce una estrella en ese Universo”.

Entiendan este retraso como un plato único y frio por la ausencia temporal del camarero, aunque no por ello de menor pedigrí culinario para el comensal.

Y ya puestos, miren lo que dijo el siempre interesante Jordi Costa, sobre la muerte del Maestro.