• La perversión de la imagen como disfunción lúdica. Psicotronía, caspismo, nihilismo y puterío fino. Poca cosa más encontrarán en este lar. OTROS BLOGS DE CONDICIONES ADVERSAS enlace_armadas ARMADAS Y PELIGROSAS

    Escuchando

    nacho-vegas-cajas-de-musica1

    Leyendo

    almodovar

    Pegada a la retina

    quimericoinquilino1001

    ¡¡Cómix!!

    No seas finstro y haz como Don Cicuta

    Amor Bizarro

    Sólo para blogueros perturbados

    Atracción en Condiciones Adversas

    Condiciones Adversas al habla

    Asociación Amigos de Condiciones Adversas

SIRENA TRASH

SIRENITA_04

S. Me ha enviado uno de esos emails masivos,que tienen como única finalidad la de acumular el mayor número posible de direcciones de correo electrónico, para que alguien se beneficie de ello enviado publicidad a mansalva. Por lo general no acostumbro a hacerles demasiado caso a esas cadenas. Su contenido monotemático de chascarrilos malos, sexo cuartelero y buenrollismo de alcantarilla me aburre y acostumbro a mandarlos directamente a la papelera sin ni tan solo haberles dado una sola oportunidad.

Por suerte, me he encontrado con uno que me ha gustado. Se trata de las fotografías del supuesto cadáver de una sirena encontrado en Venezuela. Las imágenes fueron tomadas por el trabajador de una empresa petrolera del sector, justo antes (claro está) de que aparecieran las autoridades competentes y retirasen el fiambre en el más absoluto secreto.

Si ustedes se fijan en las imágenes, observarán como la sirena rezuma a cartón-piedra. Vamos que alguien la ha sacado del estudio de alguna empresa de efectos especiales y se ha dedicado a hacerle unas fotografías en la playa más cercana a su casa. Y este es el aspecto que más me interesa: la capacidad de Internet para amplificar leyendas urbanas, conspiranoias o medias mentiras que repetidas millones de veces por la reverberación que produce Internet llegan a ser creídas, aceptadas o simplemente llegan a formar parte del inconciente colectivo de una población cada vez más informada, pero también cada vez más engañada.

Seguir leyendo

PODER PERIFÉRICO

expoquinquis_1

El CCCB vuelve a acertar con “Quinquis de los 80. Cine prensa y calle”, una exposición donde se repasará el sub-mundo del extrarradio y su repercusión social y cultural durante la década de los 80.

 Me inclino ante la justa idea de darle el merecido protagonismo cultural a uno de los momentos cruciales de la sociedad española, que cansados de recordar los 80 en España con las aburridas batallitas de La Movida, llevadas a cabo por las elites pudientes se ha omitido la “otra” cultura, la periférica, la del barrio, la que trapicheaba (y trapichea) con papelinas en los descampados y se autoconsumía en la nada,   la que no tenía cabida entre la sociedad medioburguesa a la par que le proporcionaba las justas dosis de miedo que necesitaba para seguir ostentando su vacua superioridad.

En cuando pueda, me acerco y les cuento.

CARTELES LAURA GEMSER – EMANUELLE NEGRA

 black_emanuelle_poster_02

emanuelle_around_the_world_poster_01

emanuelle_and_the_last_cannibals_poster_04

emanuelle_in_america_poster_01

emanuelle_and_the_last_cannibals_poster_0002

 

black_emanuelle_poster_011

 

Estoy preparando una entrada sobre Laura Gemser. Mientras la ultimo dejo algunos de los carteles de las películas que la popularizaron en los años 70.

Seguir leyendo

MONSTRUOS MODERNOS

Buenas noches Sr.Monstruo (1982) Antonio Mercero

El liguero mágico (1980) Mariano Ozores

LA REVERBERACIÓN DE LA MASA

Dejad que los niños se acerquen a mí.

Batman (Holly One) y Batgirl (Vanessa) Según Alberto García-Alix

 

¡Detengan al sastre de Batman!

Batman y Robin, según Terry Richardson

La cultura popular no me gusta en su esencia, detesto su origen, el cual casi siempre acostumbra a ser vulgar e infantil. Aquello que me fascina es el eco que nos es devuelto en forma de reverberación distorsionada. El modo en que la masa puede llegar a hacer suya cualquier idea, por vacua o vulgar que pueda parecer en su esencia, y como la devuelve una vez que ha comenzado a formar parte del imaginario colectivo.

Quizás sea esta una primaria e inconsciente explotación de la realidad, que gracias a su adulteración se nos hace creíble, carnal e incluso palpable, permitiéndonos formar parte de esa realidad paralela que nos absorbe, modela y modifica a su antojo.

101 TÍTULOS DE CRÉDITO (3) “EMANUELLE Y LOS ÚLTIMOS CANÍBALES”

La combinación de sexo y violencia, siempre ha sido un tema de especial arraigo en la explotación cinematográfica. Si bien el mundo se regodeó con el pornochik de la serie Emmanuelle, donde a los espectadores sensibles se les daba la oportunidad de sacar el volleur que ocultaban en el armario, con la excusa de haber encontrado la delgada línea que separa el erotismo de la pornografía.  Jactándose de la cuidada plasticidad de una obra donde se mimaban los aspectos técnicos, como la música o la fotografía y donde se tenía muy en cuenta hasta qué punto se debían acotar las escenas sexuales, para que el sensible espectador no se creyese ubicado en una mugrienta sala “X”.

El éxito de Emmanuelle, llegó a convertirse en toda una franquicia, para ello, bastaría con alterar las letras del título original, para que no existiesen reprimendas jurídicas por parte de las productoras y el espectador acudiese engañado a la sala, a expensas de un nuevo capítulo de féminas en ardiente fregoteo, en paradisíacas islas.

A pesar de ello, el exploit fue degenerándose, hasta el punto en que llegó a coincidir con los populares Mondos, que a modo de reportaje, mostraban al espectador con pelos y señales las humillaciones perpetradas por los blancos en la África negra, al mismo tiempo que se recreaban con (reales) vivisecciones de animales y (ficticias) torturas a nativos e ingenuos exploradores. Así que algún perro viejo decidió hermanar el género Mondo con el pornochik de Emmanuelle. Para ello,  Joe D’amato alteró el título original de la serie en la que Sylvia Krystel erotizó a toda una generación -a la par que popularizó los tronos de mimbre- y se sacó de la manga un sub-producto al que tituló Emanuelle y los caníbales (Observen la desaparición de una “m”).

La aparición de sus títulos de crédito en esta sección, no es más que una mera excusa para hablar del tema, ya que los planos aéreos de Manhattan, utilizados para esculpir los nombres de los creadores de la obra, servían para poco más que inflar el metraje lo máximo posible y conseguir, a trancas y barrancas, llegar a los 90 minutos de saludable diversión que el espectador exigía a cambio de su entrada.

Por si esto les sabe a poco, aquí pueden encontrar una pequeña galería de imágenes de la película.

101 TITULOS DE CRÉDITO (1) “1990: LOS GUERREROS DEL BRONX”

El cine de masas europeo, casi siempre se ha caracterizado por su precariedad económica. Presupuestos ínfimos para servir de calentamiento a una sesión doble de cine de barrio, donde se reinventarán (O explotarán, hagan suyo el término que más les plazca) el último blockbuster norteamericano. A pesar de ello, siempre se pretendía guardar las formas, hacer ver a la concurrencia que no por ofrecer el calco de una superproducción USA, el espectador tiraría el dinero de la entrada.

En el sub-genero de los exploits post-apocalípticos que acaecieron en las pantallas europeas en los años 80, a raíz de la saga Mad Max, se podría ubicar 1990: Los guerreros del Bronx de Enzo Castellari, un exploit italiano típico de la época, donde se aprecian algunos ejemplos de este orgullo europeo de abrir la pantalla con unos títulos de crédito, limpios pero impersonales, ya que maman de la estética de La naranja mecánica de Kubrick o de The Warriors de Walter Hill (Como también lo haría el resto de la película), pero que plasman una introducción mucho más digna de lo que muchas superproducciones lo hacen hoy.

Más exploits post-apocalípticos en Condiciones Adversas, aquí.