• La perversión de la imagen como disfunción lúdica. Psicotronía, caspismo, nihilismo y puterío fino. Poca cosa más encontrarán en este lar. OTROS BLOGS DE CONDICIONES ADVERSAS enlace_armadas ARMADAS Y PELIGROSAS

    Escuchando

    nacho-vegas-cajas-de-musica1

    Leyendo

    almodovar

    Pegada a la retina

    quimericoinquilino1001

    ¡¡Cómix!!

    No seas finstro y haz como Don Cicuta

    Amor Bizarro

    Sólo para blogueros perturbados

    Atracción en Condiciones Adversas

    Condiciones Adversas al habla

    Asociación Amigos de Condiciones Adversas

LA REVERBERACIÓN DE LA MASA

Dejad que los niños se acerquen a mí.

Batman (Holly One) y Batgirl (Vanessa) Según Alberto García-Alix

 

¡Detengan al sastre de Batman!

Batman y Robin, según Terry Richardson

La cultura popular no me gusta en su esencia, detesto su origen, el cual casi siempre acostumbra a ser vulgar e infantil. Aquello que me fascina es el eco que nos es devuelto en forma de reverberación distorsionada. El modo en que la masa puede llegar a hacer suya cualquier idea, por vacua o vulgar que pueda parecer en su esencia, y como la devuelve una vez que ha comenzado a formar parte del imaginario colectivo.

Quizás sea esta una primaria e inconsciente explotación de la realidad, que gracias a su adulteración se nos hace creíble, carnal e incluso palpable, permitiéndonos formar parte de esa realidad paralela que nos absorbe, modela y modifica a su antojo.

EL ASESINATO DE CHELSEA HOTEL

 

La cultura popular crea monstruos para su uso, disfrute y posterior deglución. Los engendros creados se sienten fascinados por el aura que creen emitir a sus congéneres, llegándose a creer seres celestiales, que a base de adulación han caído en el endiosamiento. Por ello, prefiero a los hombres grises, aquellos que pasan desapercibidos por la vida, aquellos a los que no prestamos importancia pero acumulan la sabiduría del ermitaño enclaustrado en la cueva, siempre observando si ser observado y acumulando las experiencias que un buen día, la ceguera popular decidirá tirar a la basura.

 Stanley Bard podría ser un claro ejemplo de hombre gris, invisible pero enciclopedia viviente de la cultura popular. Bard fue durante 50 años, director y ocasional recepcionista del Hotel Chelsea de New York. Lugar de insigne relevancia por la innombrable cantidad de personalidades que se han alojado tras sus viejas paredes. Bard vio pasar por su recepción a Kubrick, Leonard Cohen, Allen Ginsberg, Janis Joplin, la Velvet, Nico, Warhol y sus Chelsea Girls… siendo testigo de algunos de los momentos capitales de la cultura de nuestro tiempo.

 El 12 de octubre de 1978, una de las habitaciones del Chelsea, estaba habitada por Sid Vicious y Nancy Spungen. La heroína y el nihilismo punk, se hicieron carne con el asesinato de Nancy a manos de Vicious. Hasta aquí, la historia la conocemos todos, pero Stanley Bard, conocía más. Poco después del asesinato, Vicious se acercó a la recepción, en la que en aquél momento estaba trabajando Bard, y le espetó: “-Nancy está muerta. ¿Me puedo quedar con la habitación?”. Nunca en tan pocas palabras se ha resumido tan bien la decadencia del punk.

 ¿Escribirá alguien un libro con todos los secretos que Stanley Bard atesora? Si es así, no dudaré en comprármelo. Buena parte de la historia popular de los últimos 50 años, ha pasado por sus manos y la masa necesitar devorar al monstruo.