• La perversión de la imagen como disfunción lúdica. Psicotronía, caspismo, nihilismo y puterío fino. Poca cosa más encontrarán en este lar. OTROS BLOGS DE CONDICIONES ADVERSAS enlace_armadas ARMADAS Y PELIGROSAS

    Escuchando

    nacho-vegas-cajas-de-musica1

    Leyendo

    almodovar

    Pegada a la retina

    quimericoinquilino1001

    ¡¡Cómix!!

    No seas finstro y haz como Don Cicuta

    Amor Bizarro

    Sólo para blogueros perturbados

    Atracción en Condiciones Adversas

    Condiciones Adversas al habla

    Asociación Amigos de Condiciones Adversas

DESCENSO A LAS ENTRAÑAS DEL HORROR COSTERO

 

Tipical Spanish Flamencou Bar

Tipical Spanish Flamencou Bar

Los Unabomber hemos tenido unos pocos días de vacaciones, por lo que nos hemos desplazado hasta Girona con la intención de realizar un exhaustivo trabajo de campo sobre el turismo costero en los meses de verano. Para ello, hemos ubicado nuestro centro de operaciones en una bonita casa con gallinas, ovejas y un perro saltarín que nos acompaña allá donde vamos.  

 La intención no es la de realizar un reportaje al uso sobre las hordas vikingas que asolan nuestro territorio año tras año, sino aproximarnos a ellas, dejarnos seducir por sus costumbres e inquietantes rituales, así que emulando a Hunter S. Thompson, me he metido de lleno en la vorágine de la canícula, para realizar un decadente artículo gonzo.

Previamente, cual Robert de Niro en Toro Salvaje,  he comenzado a intoxicar mi cuerpo con indigestas cantidades de cerveza, hasta conseguir que el tamaño de mi barriga aumentase hasta el nivel de la deformación física. La toma de sol sin ningún tipo de protección también ha sido necesaria para entrar en acción y pasar lo más desapercibido posible.

 

Barbie Flamenca

 

El lugar escogido para este trabajo ha sido Tossa de Mar, población de belleza indómita, con gratificantes playas, murallas que acotan el mar y el espíritu de Ava Gardner, ya que allí se rodaron una buena parte de las escenas de Pandora y el Holandés Errante (Vean más información al respecto, aquí) Tanta belleza quedó soslayada a la llegada del mediodía, momento en que las calles bullían y se empezaba a dejar notar el turista autóctono. Reconocible con facilidad por su indumentaria y trayecto rectilíneo a extender sus carnes al sol. No era el tipo de turista que estaba buscando, ya que se me antojaba gris y fácilmente reconocible por ser la misma especie que fluye en cualquier playa del litoral. A pesar de ello, observé que la crisis económica, también había llegado a sus bolsillos, ya que a la hora de la comida, abarrotaban los bancos de plazas y parques para dar cuenta de bocadillos envueltos en papel de aluminio y latas de cerveza, mientras las terrazas de los restaurantes permanecían semidesiertas.

 El turista vikingo, que era el que con mayor ansiedad esperaba, afloró pasada la hora de comer. Se movía como pez en el agua, y siempre unido a una cerveza, de dirigían hacia las playas, o las tiendas de souvenirs, donde no tardaban en agenciarse unos coloridos sombreros mexicanos, vestidos de flamencas o camisetas que hacían latente su presencia en aquel lugar.

 Intenté comprender el por qué de sus actos e incluso quise copiar su indumentaria, pero me resultó sumamente difícil, no podía seguir su ritmo y di por finalizado mi trabajo de investigación y decidimos marchar con las gallinas y el perro saltarín. No sin antes, agenciarme algunas de las fotografías que aquí les dejo, y que demuestra hasta qué punto puede llegar a ser bella la costa catalana.

 

Óle Toguego

 

Sigue leyendo