• La perversión de la imagen como disfunción lúdica. Psicotronía, caspismo, nihilismo y puterío fino. Poca cosa más encontrarán en este lar. OTROS BLOGS DE CONDICIONES ADVERSAS enlace_armadas ARMADAS Y PELIGROSAS

    Escuchando

    nacho-vegas-cajas-de-musica1

    Leyendo

    almodovar

    Pegada a la retina

    quimericoinquilino1001

    ¡¡Cómix!!

    No seas finstro y haz como Don Cicuta

    Amor Bizarro

    Sólo para blogueros perturbados

    Atracción en Condiciones Adversas

    Condiciones Adversas al habla

    Asociación Amigos de Condiciones Adversas

TURA SATANA, MAS ALLÁ DE “FASTER PUSSYCAT, KILL! KILL!” (ESPECIAL MONOGRÁFICO)

Intentar repasar la vida de Tura Satana, supone adentrarse en un pantanoso terreno, plagado de mitos y leyendas que han ido creciendo con el transcurso del tiempo. Por ello, dar cuerpo a la trayectoria de la que fue con tan sólo una película de la reina de la Serie B, supone comenzar a desgranar la realidad de la ficción, sin saber exactamente, donde empieza un termino y donde comienza el otro, e intentar hacerlo, supone eliminar la esencia misma del personaje que anuló a la mujer que embutida en cuero negro dio vida a Varla en “Faster, Pussycat, Kill! Kill!”

Para comenzar a desgranar –Aunque sin separar la paja del trigo- una breve biografía de Tura Satana, nos tendríamos que remontar al Japón de 1939, donde nace con el nombre de Tura Luna Pascual Yamaguchi. Por sus venas corre sangre japonesa (Por parte de su padre, aunque hay fuentes que aseguran que era hawaiano) y cherokee (por parte de su madre). Una combinación de los más explosiva, como ya veremos más adelante.

Pasada la Segunda Guerra Mundial, y siendo aún una niña, se trasladó junto con su familia a Chicago, debido al recelo de la comunidad norteamericana hacia su familia, por la participación de Japón contra el bando aliado en la recién terminada II Guerra Mundial. Por entonces, Tura cuenta con tan sólo 10 años, y ocurre el que sin lugar a dudas fuera el episodio más trágico de su vida, es violada por cinco pandilleros. Una vez explicada la violación en su casa, su padre, lejos de ayudarla a superar semejante drama, le pega y le obliga a aprender a defenderse, para que esto no vuelva a ocurrir. A pesar de ello, la familia denuncia el caso a la policía, con tan mala suerte, que uno de los violadores es el primo de de un policía involucrado en el caso. Y para que el agresor saliera airoso de la violación, deciden darle la vuelta a la historia, y acusan a Tura de “Tentar” a sus violadores. Acabando finalmente en un reformatorio, donde se pasará un año, aprendiendo a hacerse respetar entre varias bandas de delincuentes juveniles, que, navaja en mano, temen sus mortales puñetazos y golpes de kárate.

La libertad la consigue gracias a una jueza que finalmente cree la historia de la violación, pagándole a la vez unas clases de canto, al comprobar su poderosa voz. Pero al cumplir 15 años, se cansa y decide emplear su talento en clubs de Strip-Tease, donde consigue hacerse un hueco importante en el sector y es conocida como “La Belleza del Japón”. En sus representaciones improvisa gestos propios de las artes marciales, a la vez que se siente atraída por el teatro burlesque.

Es durante ese periodo, en el que Tura conoce a Elvis Presley en Lousiana. Hemos llegado ya a 1956 y Tura acaba de cumplir 18 años. Ambos salen juntos y según declaraciones de Tura, Elvis llegó a pedirle que se casaran, a lo que ella se niega. Su relación acaba cuando El Rey inicia su gira por EEUU, previamente, ella le había enseñado los movimientos de kárate que Elvis recuperaría en los escenarios al final de su carrera. La relación de Tura con Elvis, nunca he llegado a creérmela, aunque si parece ser cierto que salió con uno de los guardaespaldas del Rey, por lo que no me extrañaría que se apuntara el tanto, al apuntarse como novia de Elvis Presley.

Por aquella época, Tura ya era un personaje conocido, se había ganado una importante fama como ninfómana. Una auténtica devoradora de hombres. Decide llegar más lejos y apartarse de los clubs de Strip-Tease y prueba suerte en Hollywood. Se enrolla con actores como James Arness y se conocen momentos míticos como el que ocurrió en un concierto de Sam Buttera, donde utiliza uno de los pechos de Tura como silenciador para su trompeta. Al poco aparece la que fuera su relación sentimental más prolongada, al pasar cinco años al lado de Rod Taylor, quien ya era especialmente conocido por su debilidad por las mujeres orientales.

En medio de este periplo de actores, solo le faltaba dar un paso para entrar en el mundo de cine, y lo dio en 1963 en la comedia “Who’s sleeping in my bed”, donde interpretaba el personaje de una stripper al lado de Dean Martin. Poco después trabaja al lado de Billy Wilder en “Irma la Dulce” y en “Flynt. Agente secreto” a las órdenes de Daniel Mann, a la vez que entra en el mundo de la televisión, apareciendo en series de culto como “The man from U.N.C.L.E” y The girl from “U.N.C.L.E”. Seguramente, nunca habríamos tenido en cuenta las apariciones de Tura en ninguna de estas películas ni series de televisión, de no ser por el encuentro que se produjo entre Tura Satana y Russ Meyer, cuando ella acababa de finalizar el rodaje de “Irma la Dulce” y seguía trabajando como stripper en un club llamado “Pink Pussycat”. A Tura le apetecía dejar de lado las series de televisión, mientras que Meyer supo que había encontrado la actriz perfecta para dar vida a Varla, en su nueva película “Faster Pussycat! Kill! Kill!”. Película que glorificaría a Tura Satana en el olimpo de las mad movies, con un personaje que acabaría por convertirse en icono pop y del cual no conseguiría desprenderse jamás.

Son múltiples las anécdotas que circulan sobre la interpretación de Tura Satana en “Faster Pussycat! Kill! Kill!”, desde las disputas entre Meyer y Tura por dar forma al guión de la película, que en una ocasión acabaron con Tura en la enfermería tras estampar su puño contra una pared. O las diferencias entre sus compañeros de trabajo, como en el caso de Susan Bernard a la que llegó a llamar “Niñata llorona”. Otra anécdota no menos curiosa, es la que recogía Pedro Calleja en su libro “Meyerama”, donde explica como la fama de ninfómana de Tura Satana, le persiguió a esta durante el rodaje de “Faster Pussycat! Kill! Kill!” y donde se corrió la leyenda de que, ante la dificultad que suponía para Tura encontrar hombres en medio del desierto, con los que echar un polvo, le echó el ojo a un ayudante de cámara, solicitando a Meyer que les permitiera dormir juntos por las noches, algo a lo que el director se negó, ya que pensaba que no rendirían lo suficiente durante el rodaje de la película, ya que llegarían demasiado cansados tras las bacanales nocturnas. Esta anécdota fue negada años más tarde por la misma Tura Satana, asegurando que se trataba de una invención, y que nunca solicitó nada parecido a Meyer, ya que durante la grabación de la película, Tura Satana se encontraba con su hija. Aunque si es cierto que tras el rodaje de “Faster Pussycat! Kill! Kill!” Tura Satana y el ayudante de cámara, mantuvieron una corta relación sentimental.

La relación profesional con Russ Meyer, quedaría finiquitada con tan solo una película. A pesar de ello, siempre sería recordada como una mujer Meyer. Siendo Varla el personaje más carismático y recordado de toda la filmografía del Tío Russ.

Tura continuó trabajando como stripper hasta que al poco tiempo, el director de películas de Serie B Ted V Mikels, se fijó en ella y decidió ficharla para el que sería su nuevo proyecto. Se trataba de “Astro Zombies” otro trabajo que el tiempo acabaría otorgándole el galardón de película de culto. En ella, Tura interpretaba a Satana, en una muestra de delirante cine psicotrónico, donde se entremezclan las historias de extraterrestres, con Mad-Doctors y espías. John Carradine, interpretaba al científico loco que se dedicaba a mutilar cuerpos para crear su propia legión de zombis y según declaró en alguna ocasión Tura Satana, tuvieron una buena relación durante el rodaje, algo que resultaba bastante inusual debido al difícil carácter de la actriz.

La relación profesional con Ted V. Mikels, se prolongaría cinco años más tarde, cuando este llamó a Tura para trabajar en un nuevo proyecto. Se trataba de una película en la que un grupo de mercenarias, que respondían a las ordenes de un misterioso jefe, que no llegaba a aparecer en ningún momento en la película. El título de la obra era “Doll Squad” y Tura interpretaría a la protagonista, Lavella Sumara. El éxito de “Doll Squad” no pasó de los cines de barrio, pero su importancia se ha visto intensificada con el tiempo, debido a la influencia que ha tenido en futuras generaciones de directores. No solo fue una clara inspiración para Aaron Spelling, cuando creó la serie de televisión “Los Ángeles de Charlie”, donde se repetían las constantes de chicas guapas y armadas que trabajan para un misterioso jefe, sino que el mismo Quentin Tarantino, se inspiró en “Doll Saquad” para crear al grupo de mercenarias que darían origen a “Kill Bill”.

Pasadas las colaboraciones con Ted V. Mikels, la trayectoria de Tura Satana en el cine, desaparecería de faz de la tierra. Durante ese tiempo, enviuda, trabaja como operadora de radio para la policía de Los Angeles y tiene un aparatoso accidente de tráfico, donde a causa de una fractura en el cuello, tiene que ser intervenida en varias ocasiones. Motivo que acabaría por apartarla de manera definitiva de la vida pública durante mucho tiempo.

Las iniciativas de la actriz durante los últimos años han sido varias. Se habló incluso de una segunda parte de “Faster, Pussycat! Kill! Kill!” tras la edición en DVD de la película y su gira promocional con Russ Meyer, donde también aparecería Haji. Pero la muerte del director en 2004, truncó toda posibilidad de ver cuatro décadas después la película que inmortalizó a Tura, aunque ha vuelto a retomar el vuelo, tras su papel en “Sugar Boxx”, al lado de otra súper-mujer Meyer que es Kitten Natividad. Un trabajo que tiene prevista su aparición durante el próximo 2008.

De todo lo explicado hasta aquí, crean lo que más les interese. La vida de Tura Satana es una caja repleta de verdades y mentira difíciles de separar. Quizás nunca enseñó kárate a Elvis o ni tan solo le conoció. Quizás su periplo por los bajos fondos durante su juventud, no sea más que una invención para hacer más grande a un personaje que engulló a la actriz. Hoy Tura Satana es una señora de 69 años, con hijos y nietos, pero por encima de todo es un icono de la cultura popular. La mujer embutida en ropa negra que repartía hostias por doquier a cualquiera se le pusiera en medio, continua prevaleciendo muchos años después en el inconsciente colectivo, siendo Varla, el personaje inmortal que como una sombra la acompaña a todas partes.

Enlaces relacionados:

– Página oficial de Tura Satana, aquí.
– MySpace de Tura Satana, aquí.
– Página oficial de Russ Meyer, aquí.
– Entrevista con Ted V. Mikels, aquí.

Videos relacionados:

– Trailer de “Faster, Pussycat! Kill! Kill!”, aquí.
– Trailer de “Astro-Zombies”, aquí.
– Trailer de “Doll Squad”, aquí.
– Presentación de “Sugar Boxx”, aquí.

Anuncios